TIEMPO REAL 24 LA INFORMACIÓN EN "TIEMPO REAL" MÁS DESTACADAS DEL ESTADO GUÁRICO, VENEZUELA
LO ÚLTIMO EN TIEMPO REAL

viernes, 2 de septiembre de 2016

Oposición demostró fuerza y venció tesis de Golpe de Estado impulsada por el gobierno

**En la Toma de Caracas, calculan dirigentes, participaron entre 500.000 y 1.000.000 de personas que exigieron al CNE fijar la fecha del revocatorio...


02-09-2016

Tiempo Real 24

Caracas. La dirigencia política no fue el epicentro de la marcha. Caminó igual que los ciudadanos, y no dio discursos. A las 10:47 am Henrique Capriles, uno de los principales promotores del referéndum revocatorio, comenzó a recorrer Caracas. Desde Bello Monte fue hasta Las Mercedes, luego atravesó la avenida Río de Janeiro hasta Los Ruices, la Francisco de Miranda hasta Chacao y dos horas después llegó a la Libertador, donde lo esperaban otros miembros de la MUD.


Con franela y gorra tricolor, el dirigente no paró de saludar y se mostró sorprendido por la cantidad de gente que salió a protestar. Era difícil caminar entre la multitud.

“El pueblo se movilizó en todos los rincones de nuestra capital. Es una de las manifestaciones más grandes de la historia de Venezuela y demuestra que el pueblo quiere decidir su futuro con el voto. Es una demostración clara de nuestra fuerza, de que las personas quieren saber la fecha del 20% para demostrar que unidos vamos a lograr el cambio más rápido”, expresó el gobernador de Miranda.



Dirigentes de la MUD como el diputado Luis Florido y el primer vicepresidente del Parlamento, Enrique Márquez, calcularon la participación en más de 1 millón de personas solo en Caracas. Otros dirigentes, en un cálculo más conservador, creen que acudieron cerca de 500.000 personas.

A Capriles lo acompañaron los indígenas que caminaron desde Amazonas hasta la capital y que ayer también iban descalzos y con vestimenta típica. “No nos vamos de Caracas hasta que digan la fecha del revocatorio”, prometió Romel Guzamana, diputado de la Región Sur.


Quienes estaban cerca de la tarima en la avenida Libertador corearon el nombre de Henry Ramos Allup y luego el de Capriles, como si fuera una competencia. Ambos se rieron y se estrecharon las manos.

Ramos Allup, junto con otros dirigentes de la MUD, salió de la sede de AD en La Florida. “Caracas se llenó a pesar de las trancas en Vargas, la Autopista Regional del Centro y del miedo del régimen. De manera histérica, el gobierno habló de guerra civil, de un baño de sangre, y afortunadamente no hay nada que lamentar porque nadie dijo que íbamos a Miraflores; iremos cuando sea por una elección”, afirmó el presidente de la Asamblea Nacional.

Rechazó la amenaza de Maduro de un decreto para despojarlo a él y a otros legisladores de la inmunidad parlamentaria, así como la acusación de racista, que denunciarán en instancias nacionales e internacionales. “El presidente está nervioso porque la gente quiere activar el revocatorio. Debe serenarse, su desequilibrio afecta al país. No nos pueden allanar, no hemos cometido delito alguno”, expresó.

El gobernador de Lara, Henri Falcón, manifestó: “Desde aquí le decimos al gobierno y al CNE: dejen trabas y tácticas dilatorias. Hubo una manifestación inmensa de pueblo por hambre, decadencia de servicios  y la mortalidad en este país de grandes riquezas. Solicitamos cambio, y no es un favor; es para poder salvar al país y es un legítimo derecho”.

Paz. Para evitar el protagonismo, el único que habló en tarima y cerró la Toma de Caracas fue Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, que agradeció el apoyo: “¡Lo que ocurrió no tiene precedentes! ¡Esto fue una epopeya cívica!”.

Afirmó que ayer hubo dos protestas: la de los afortunados que lograron atravesar las alcabalas de los cuerpos de seguridad y llegar a Caracas, y la de millones de venezolanos que no contaron con la misma suerte, pero no se detuvieron y protestaron en todo el país. “Salimos a decir ¡ya basta!, ¡hay que rescatar este país! Que sea la voz del pueblo la que solucione la crisis con una consulta que tiene nombre y apellido: referéndum revocatorio”. La multitud respondió con el grito “¡revocatorio!, ¡revocatorio!”.

El dirigente envió dos mensajes, uno al gobierno, al que le pidió dejar el miedo a contarse, y otro a la FANB, a la que le prometió luchar para que sea respetada por todos los venezolanos.

Torrealba cerró el discurso celebrando que todo finalizara en paz: “Somos control y fuerza disciplinada. El gobierno ligaba que hubiera violencia, y los dejamos con los crespos hechos”.

Incluso los invitados internacionales de la MUD, Josep Maldonado (España) y Guadalupe Neves (Argentina) ratificaron el carácter pacífico de la Toma de Caracas. “Decir que hubo un río de gente no es cierto, tampoco un mar entero, lo que yo pude observar fue un océano de gente”, dijo Maldonado.

Hasler Iglesias, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, afirmó que el acto no solo cumplió el objetivo de demostrar que la oposición tiene poder de convocatoria, sino que también se terminó de concretar la unificación de las organizaciones civiles para trabajar por un solo objetivo: el revocatorio.


“Fue más que la MUD, los estudiantes y los familiares de los presos políticos; marchamos los sindicatos,  gremios y las ONG”, destacó.

Fuente: El Nacional